Wisdom of Life

Exigen respeto a sus derechos 6 ejidatarios del Ejido Colectivo Yucatán, Cohauila

El Ejido Colectivo Yucatán, en el municipio de Francisco I. Madero, Coahuila exigen a las autoridades agrarias del estado y del país se respeten los derechos de seis ejidatarios, temen se les despoje de sus derechos agrarios: de tierra y agua.

 

Compañeras y compañeros en la lucha, organizaciones solidarias, gente de abajo, les saludamos. Nosotros somos gente común, gente rebelde como muchos de ustedes.
Como las familias que han sufrido la desaparición de alguno de sus integrantes, como muchos y muchas jóvenes que sufren represión, como los trabajadores que pierden su empleo y quedan completamente desprotegidos, como tantos periodistas que les limitan su libertad de expresión, como tantas personas que son excluidas socialmente debido a su orientación sexual, pertenencia étnica, credo religioso, como muchos mexicanos nosotros también estamos hasta la madre.
Les decimos compañeras, compañeros, nuestra situación en el campo, marcada por el abuso y el despojo, ya no se puede soportar. Hemos seguido, durante mucho tiempo, los caminos legales que ofrece el Estado mexicano para resolver las injusticias que como gente de abajo tenemos que enfrentar, pero lejos de encontrar soluciones, vemos que las instituciones oficiales garantizan que la justicia no se realice y, además, producen nuevas formas de injusticia.

 

Antecedentes.

En 1995, en el marco del lastimoso PROCEDE, se hizo una asamblea para delimitar las tierras de nuestro ejido. En dicha asamblea, fuimos desconocidos como ejidatarios 10 sujetos capacitados en medio de otras arbitrariedades. Los ahora terratenientes Salvador y Jorge Valencia Peralta ya rentaban casi la totalidad de los derechos de agua y tierra de los ejidatarios, quienes veíamos cerradas las opciones productivas para nuestro sector social. Para 2005, Salvador Valencia intentó legalizar su robo mediante una asamblea para la adopción del dominio pleno. Para ello contó con la servil ayuda de Oscar Elías Hernández, el actual jefe de la Procuraduría y Víctor Lucero, entonces visitador de la misma. Esa asamblea nunca se realizó. Se falsificación firmas y se introdujeron personas extrañas al Ejido Yucatán.
En el 2013 revisamos el padrón de ejidatarios, y a pesar de que la asamblea ejidal de 1995 se nos desconoció, aparecimos como sujetos de derecho. Pero, curiosamente, derivado del juicio que iniciamos en el 2013, descubrimos que en agosto del 2014 ya estábamos excluidos del padrón y con nuestras protestas logramos que en diciembre de ese mismo año la institución nos volviera a incorporar. Al incorporarnos dejó fuera a10 ejidatarios , para que éste pudiera cuadrar con la cantidad total de ejidatarios, que ellos deben mantener.
Pero ¿Cómo pudo pasar esto? ¿Con qué finalidad los funcionarios del Registro Agrario Nacional actuaron de esta manera?, tendríamos que ser muy ingenuos para creer que ello se dio por “error del sistema”. ¿Con qué facilidad puede incluirnos y excluirnos sucesivamente esta institución? Esta institución supuestamente encargada de controlar, resguardar, operar, administrar y hacer funcionar el Archivo que aparentemente nos da certeza de quiénes somos sujetos agrarios. La Procuraduría, en nombre de Alejandra Juárez Cedillo, Óscar Elías Hernández, Víctor Lucero y Alejandro Sánchez Manzanares, también nos han dicho que trabajan por esa certeza; pero con todo lo anterior nosotros los vemos como los estafadores que en las plazas cobran por el juego de “dónde quedó la bolita”.
Nosotros pensamos que estos personajes han hecho todas las tranzas necesarias para hacer prevalecer el fraude de 1995 que, no es casual, favorece al acaparamiento de tierras y agua de Salvador y Jorge Valencia Peralta. Lo anterior, ha sido apoyado por la presidencia de Francisco I. Madero, donde nos citaron en enero pasado a una reunión para presionarnos a negociar. Cualquier persona con mínimo entendimiento en asuntos agrarios sabrá que esta instancia no tiene ninguna competencia en el conflicto.
Pero aun más grave, es que la propia Procuraduría, mediante Alejandro Sánchez Manzanares, nos citó en estas instalaciones para que los hermanos Valencia Peralta nos ofrecieran dinero a cambio de desistir de nuestros derechos. Por supuesto lo rechazamos rotundamente, porque para nosotros esto es un soborno que atenta contra nuestra dignidad y el patrimonio de nuestras familias.
Es clara la intención de Salvador y Jorge Valencia Peralta de dividir al ejido porque saben que pueden aprovecharse de la necesidad de los pobres, mediante la vieja práctica de los partidos políticos de dar despensas y apoyos del PROCAMPO, para favorecer un despojo que le genera grandes ganancias económicas. Ganancias que para ellos valen más que nuestra dignidad, nuestros derechos y, ya pensamos, que también valen más que nuestra vida. Pero no sólo eso, esta cuestión oculta el verdadero propósito de estos terratenientes e instituciones del Estado, el cual es desaparecer al ejido como la principal figura jurídica que había permitido la reproducción social de nuestras vidas. Ahora, estos propietarios se proponen borrar nuestros derechos colectivos. Nos queda claro, su vocación capitalista destruye las bases del bienestar social y popular. Nomás nos quieren como peones, y con estas trampas nos quieren acasillar
No es mentira, durante este proceso de lucha política y legal hemos recibido amenazas por parte de estos terratenientes. Como si no fuera suficiente el despojo. Y además, apenas la semana pasada, nuestra gente ha recibido agresiones físicas y patrimoniales que no vamos a describir ahora. Estamos seguros de que no es una coincidencia. Por eso, hacemos responsables a los hermanos Valencia Peralta y a los funcionarios públicos del Estado mexicano, especialmente de la Procuraduría Agraria, de cualquier agresión que sufran integrantes de las organizaciones que firman este escrito y simpatizantes con el movimiento, lo cual a los de arriba puede parecerles insignificante, pero para nosotros es de gran importancia, porque es nuestra vida, la cual vamos a defender hasta las últimas consecuencias.
Hasta aquí, sólo hemos compartido algunas de las afrentas que nos impone el capitalismo lagunero; ante esto, habiendo recorrido el camino legal, únicamente nos queda decir: a la chingada la falsa idea de justicia que promueven los de arriba ante la sociedad.

 

La situación actual.

La Procuraduría ha emitido una nueva convocatoria para el dominio pleno el próximo día 9 de junio, obviamente plagada de irregularidades, por lo que creemos que se legalizará este despojo. Nos basamos en lo siguiente:
1.- La convocatoria ha sido solicitada por sujetos no identificados. La Procuraduría se ha negado a otorgarnos copia de la misma.
2.- El documento convoca, de manera totalmente irregular, a ejidatarios titulares y “posesionarios”, estos últimos son una mayoría que no tiene derechos en la asamblea, y con esta gente pretenden legalizar de manera torcida su exitosa afición de robar.
Invitamos a Luis Rey Delgado, a que exprese los valores de LALA en relación a este conflicto. Ahora resulta que Salvador y Jorge no solo son grandes terratenientes disfrazados de pequeños propietarios, sino que ahora también son ejidatarios. Y te decimos: ten la seguridad que cualquier omisión o burla a nuestros intereses la tomaremos como una ofensa más, la cual será respondida en nuestros propios términos, considerando que los hermanos Valencia Peralta son socios de este complejo lechero que tanto daño ha hecho a nuestra región.

 

Lo que exigimos.

Respeto a nuestros derechos agrarios, tierra y agua.
Hacemos un llamado a todos aquellos campesinos que se sientan ofendidos por estas dependencias gubernamentales, y que hayan sido despojados de sus derechos y su patrimonio familiar. También invitamos a los campesinos en general, a las personas y organizaciones que luchan por la justicia, a nuestras compañeras y compañeros adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, y a todos aquellos actores y organismos que buscan la cohesión social con justicia y dignidad. Hoy impulsamos una lucha más grande.
A la chingada hermanos Salvador y Jorge Valencia Peralta.
A la chingada la procuraduría agraria y demás instituciones del Estado capitalista.
A la chingada con sus elecciones.
A la chingada EPN y todos los partidos políticos.
A la chingada la injusticia y el mal gobierno.
Tierra, Libertad y Dignidad.
Por la autonomía contra el capitalismo.
Desde el campo del municipio de Francisco I Madero, Coah., a 2 de junio del 2015.
Los 6 ejidatarios despojados, la Unión de Campesinos en Defensa de la Tierra, el Agua y el Ejido, CILADHAC, MOVAMOS, ejido La Sierrita de Galeana y el Colectivo Los Nadies Región Laguna.

Deja una Respuesta

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos son marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Archivos de Blog

© 2013 IMDEC | Todos los Derechos Reservados | Desarrollo media+